Festividad de san Mauro Mártir. 5 de diciembre de 2018

Eucaristía

Eucaristía

Por San Mauro

Por San Mauro

Eucaristía

Eucaristía

Eucaristía

Eucaristía

Eucaristía

Eucaristía

Román Mil

Román Mil

Borja Grau

Borja Grau

Jorge López

Jorge López

Eucaristía por San Mauro

Eucaristía por San Mauro

San Mauro mártir romano

 

 

Los templos, desde la legalización del Cristianismo en el siglo IV, adquirían mayor prestigio y relevancia, incluso eclesial, cuando albergaba el cuerpo de algún mártir de la fe. Las catacumbas romanas acababan de serredescubiertas y el deseo de D. Juan de Ribera de prestigiar su fundaciónvalentina y ante todo alcanzar para ella la especial intercesión y protecciónde un santo mártir le impulso a pedir el cuerpo de un santo eminente comoPatrón de su Real Colegio y Seminario de Corpus Christi, consagrado alSantísimo Sacramento.

 

La reliquia de san Mauro

Con el fin de enriquecer la Capilla del Colegio de Corpus Christi habíarealizado ingentes gestiones para conseguir las numerosas reliquias queposee dicha institución. Algunas de valor histórico y antigüedad las pudoconseguir gracias a su parentesco con los monarcas de la Casa de Austria, ysus relaciones de amistad con otras figuras relevantes de aquellas cortes deMadrid, Praga y Viena como la reina maría de Hungría, el Cardenal Gondi,María de Cardona Condesa de Avellino, y Juan Alonso Pimentel deHerrera y Quiñones, conde-duque de Benavente.

D. Juan de Ribera envió a la Santa Sede una serie de cartas en las que pidela reliquia de un mártir romano y que además esté históricamente ratificadopor la declaración del papa San Dámaso (304-384) el gran impulsor delprimitivo culto a los mártires, además envío al Inquisidor General, elcardenal Fernando Niño de Guevara para interceder por él ante su santidad.De este modo, recibió del papa Clemente VIII el singular privilegio de lareliquia del cuerpo de San Mauro Mártir, cuyos elogios en verso hizoinscribir el Papa San Dámaso en el siglo IV sobre la losa de mármol de susepulcro. El texto se conserva en una reproducción, encargada por elPatriarca Ribera en la capilla consagrada al mártir en la iglesia del Real Colegio.

Mauro es el cuarto miembro de una familia romana que estaba compuestapor San Claudio, su padre, que era tribuno de la Legión Séptimo quinta,Santa Hilaria, su madre, San Jasón, su hermano mayor, y el mismo. Todosellos fueron ejecutados, víctimas de la persecución emprendida en 274 porel emperador Numeriano (253-284). Dado lo inestable de la situación del Imperio Romano, esta persecución de cristianos se centró especialmente enlos ejércitos, ya que ese estimaba que atraían la cólera de los dioses y sedesconfiaba de su negativa de adorar al emperador que había sidoproclamado divo.

Al parecer toda la legión se había convertido al cristianismo por influenciadl tribuno y se pretendía desanimarlo con la apostasía de su jefe por mediode tormento. Al no conseguir el objetivo los hijos del tribuno, el jovenJasón y el niño Mauro, fueron condenados a ser degollados. Hilaria enterróa sus hijos y mientras oraba en el sepulcro los gentiles la prendieron y la mataron.

Mauro fue enterrado en la Catacumba de San Calixto, cerca de la tumba deSan Sebastián, en un arcosolio adornado con tres palmas y una inscripciónque dice: Mauro in Pace. A mediados del siglo al ser desenterradas partede las galerías subterráneas, junto a la Iglesia de San Sebastián, se halló susepulcro intacto. Cuando fue abierto el 2 de septiembre de 1599 ante losnotarios pontificios, Salustio Taquero y Juan Francisco Carretón, seencontró el esqueleto completo en la posición que se debió haber sidocolocado en el momento del sepelio Ambos levantaron acta y certificaronla autenticidad del hallazgo, luego se arrodillaron y rezaron la letanía de los Santos.

Una vez extraídos los restos, en el momento de colocar el cuerpo en unaurna, se percataron de que los huesos estaban reblandecidospor lahumedad y hubieron de ser consolidados en un horno de baja temperaturadurante dos días, entre el tres y el cinco de septiembre, hasta que sepudieron colocar con seguridad en un arca de plomo sellada con estaño,que fue introducida en otra mayor, forrada de terciopelo carmesí, emblemalitúrgico del martirio, guarnecida con pasamanería de oro.

Posteriormente esta urna fue introducida en una tercera arca, también de terciopelo carmesí, entorchada con estrellas de plata labrada y se puso el cráneo aparte del cuerpo, en un busto-relicario.

 

Traslado a Valencia

El once de Octubre, una vez otorgada oficialmente la insigne reliquia a D.Juan de Ribera, el cardenal Fernando Niño de Guevara fue encargado de llevarla a Valencia. Se le entregó el cuerpo del mártir con su auténtica al cardenal, que salió de Roma el día quince, embarcándose en el puerto de Ostia. Tras recalar durante cuatro días en Génova, potencia aliada del Imperio hispánico, y costeando avanzó hacia la península. Al cruzar el golfo de León corrió grandes peligros a causa del mal tiempo, hasta su arribo al puerto de Barcelona. El cardenal, en su relato del viaje, atribuyó su salvación y el poder llevar a buen término la misión que se le había encomendado a Dios y a la intercesión de san Mauro Mártir.

 

Llegada al Monasterio de la Sangre de Cristo

La entrega oficial de la reliquia tuvo lugar a las afueras de Valencia el día dieciocho de noviembre de1599. En el acta levantada al efecto figuran como testigos entre otros ilustres personajes : Jaime Cristóbal Ferrer,notario apostólico de la Ciudad y Reino de Valencia; monseñor Salustio Taquero, administrador del Hospital de Santo Spirito de Roma y Miguel de Espinosa, obispo titular de Marruecos, auxiliar del arzobispo Ribera y primer rector del Real Colegio; Alonso Colona, obispo electo de Barcelona; Francisco de Rocafull, Honorato Vidal, Miguel Vicente, y Luis Marrades canónigos de la Metropolitana de Valencia, y el doctor Tomás de Espinosa. A continuación la reliquia fue depositada en el Convento de la Sangre, de frailes capuchinos, fundado años antes por Juan de Ribera en el camino de Morvedre (Sagunto).

 

Procesión de entrada en la Ciudad y posterior traslado a la Catedral

Desde el día nueve de diciembre empezó a prepararse la procesión para la solemne entrada en Valencia de la reliquia de San Mauro y su instalación provisional en el relicario de la catedral metropolitana de Valencia. Para ello se adecentaron las calles por donde debía discurrir el cortejo. El mismo día 9 se procede al vaciado de las calles, a continuación, el día once, y finalmente al día siguiente a rellenar el pavimento con arena, para lo que se utilizaron “sesenta y cuatro dotzcenes de càrregues d’arena”. Todas estas reformas costaron a la ciudad trece libras, diecisiete sueldos y nueve dineros. Además para adornar estas calles el Consell hizo entrega a los vecinos de “caneles y paper“.

A continuación haciendo llamadas por la calle con trompetas y de atabales, se publicaron bandos que proclamaban la entrada, acotando el recorrido, invitando a sumarse a la población y obligando a los Gremios a participar en el desarrollo del cortejo procesional. El Consell manda que todos los gremios de la ciudad estén presentes con sus estandartes y gigantes a las diez en la plaza de la Seo, bajo pena de “deu lliures”. Del mismo modo que en todas las casas ante las que debe pasar la procesión se engalanen las fachadas de y se erijan altares para honrar el cuerpo del glorioso santo, como si fuera el día de Corpus Christi. Advierte también que nadie intente cruzar las calles del recorrido con coche o carroza ni aparcar carros o animales en ellas durante la procesión bajo pena de multa de sesenta sueldos.

 

BANDO DE LA CIUDAD DE VALENCIA POR LA PROCESIÓN DE SAN MAURO MÁRTIR

“A lohor e Gloria de Nostre Senyor Deu Jesu Christ E de la gloriosissima Verge Maria mare sua y senyora nostra y dels benaventurats sent Vicent Martyr y Sent Vicent Ferrer confessor Protectoris y defenssors de aquesta ciutat de Valencia y de tots los sancts y sanctos de la celestial Cort. Ojats ques fan a saber los justicia y jurats de la dita ciutat; Per quant Diumenge Primer vinet comptaran cinch del present mes de Dehembre se ha de portar y entrar en la present ciutat lo cos Sancer del glorios martyr sent Mauro Remes per su Sanctedat a suplicacio del señor Don Joan de Ribera patriarcha de Antiochia y Archebisbe de Valencia. Para tenir collocat en la Iglesia del seu Collegi y Seminari, lo qual ha portat y entregat de manament de sa Sactedat lo señor Cardenal Fernando Niño de Guevara y al present se ha de acomanat en la Sacrestia de la Seu de la dita ciutat fins tant sia perfectament acabada la esglesia del dit Collegi. Com sia molt just, decent y convenient que per la present ciutat y tots los vehins y habitadors de aquella se faça la deguda festa, demostracio y accio de gracies per la gran honor y benefici que li Resulta y pot resultar ab la presencia del dit cos sant e intercessio y merits del dit glorios Martyr Mauro y que tots se preparen a la festa de la dita entrada. Per so ab tenor de la present publica crida notifiquen y fan a saber que en dit de Diumenge primer vinent per dita raho y causa se fara una molt devota y solemne procesó eixint de la dita seu començant entre dotze y una hores prop mig jorn y anant per la plaça de la herba per davant casa de micer Tarrega fins al canto de los pressons del sant offici de la Inquisicio girara per davant la casa de la dita Inquisicio dret al canto que gira deves lo bany de sant Lorens, fins a la plaça y portal de Serrans, y aquí rebut pres ab molta devocio lo cos sant del glorios Martir Sent Mauro. Cantant laois e hymnes de molta devocio y jubilacio en honor y gloria de nostre senyor Deu que es admirable en sos Sancts. Eynvocant lo divinal auxili per merits e yntercessio del dit glorios Sanct, yra per lo carrers de Serrans fins al canto de la esglesia del glorios Sant Bernabeu y girira per davant la porta de nostra Señoria per los carrers de la casa del señor de Antella y del portal de Valldigna dret a la casa del doctor Pellicer del Real Consell per la calderería y de la Sparteria girara al carrer de Cavallers y entrara en la dita seu. Perque preguen y exorten a tots y sengle habitadors de la present ciutat que en lo dit dia de Diumenge preimer vinent a la dita hora entre dotze y una de mig jorn sien en la dita seu per a acompañar dita proceso ab lurs y quan mes devotament poran per honor e reverencia de nostre señor Deu y del glorios Martyr Sent Mauro y manen als officis y mestrers de dita ciutat que a pena de Deu lliures sien e vinguen a acompañar dita proceso ab lurs banderes y estandarts y que a les deu hores de mig jorn de dit Dia de Diumenge primervinent estiguen en la plaça de la seu y als habitadors dels carrers per on dita processo ha de passar feren que los enfreonts de llur cases estiguen nets y agianats y empaliats y entalamen aquells com mes honradament poian y paren altars per honor y reverencia de dita processo y del dit glorios Sanct y en la nit del dit diumenge primer vinent que sera lo dia de dita entrada encarreguen y amonesten a tots los vehins y habitadors de la present ciutat posen y tinguen llums en les finestres de llurs cases. E no res menys provehexen e manen que en lo dit Diumenge primer vinent de les dotze hores de mig jorn avant ningu sia gosat passasr o travesar ab coche o carroza o tenir coche o carroza en los carrers per hon dita processó ha de passar sots pena de Sexanta sous los quals penes ab la present crida ymposades serán yrremisiblement executades en los bens que contra faran y aplicades lo ters al acusador, lo ters al Senyor Rey y lo ters al comu de dita ciutat y lo ters al acusador. E perque les dites coses vinguen a noticia de tots e Per algu o alguns ygnorancia no puga eser peretessa ne allegada manen fer e publicar la present publica crida.

Dia Septima mensis decembris anno a nativitate Domini Milesimo Quingentesimo Nonagessimo nono. Pere pi trompeta per lo trompeta publich de la ciudad de Valencia relacio feu ella tres del present mes e añy ensemps ab los altres trompetes catabalers de la dita ciutat hores fet publicat y preconizat la preinserta publica crida en la dita ciutat de Valencia y per les locs acostumats de aquella y Volta de Dita proceso.

 

EN LA SEGUENT SEGONA CRIDA ANARES Y FORMAREN LOS MINISITRILS AB LOS TROMPETES Y ATABALERS

A lohor e Gloria de Nostre Senyor Deu Jesu Christ E de la gloriosissima Verge Maria mare sua y senyora nostra y dels benaventurats sent Vicent Martyr y Sent Vicent Ferrer confessor Protectoris y defenssors de aquesta ciutat de Valencia y de tots los sancts y sanctos de la celestial Cort. Ojats ques fan a saber los justicia y jurats de la dita ciutat; Per quant Diumenge Primer vinet comptaran cinch del present mes de Dehembre se ha de portar y entrar en la present ciutat lo cos Sancer del glorios martyr sent Mauro Remes per su Sanctedat a suplicacio del señor Don Joan de Ribera patriarcha de Antiochia y Archebisbede Valencia. Para tenir collocat en la Iglesia del seu Collegi y Seminari, lo qual ha portat y entregat demanament de sa Sactedat lo señor Cardenal Fernando Niño de Guevara y al present se ha de acomanat en la Sacrestia de la Seu de la dita ciutat fins tant sia perfectament acabada la esglesia del dit Collegi. Com sia molt just, decent y convenient que per la present ciutat y tots los vehins y habitadors de aquella se faça la deguda festa, demostracio y accio de gracies per la gran honor y beneficique li Resulta y pot resultar ab la presencia del dit cos sant e intercessio y merits del dit glorios Martyr Mauro y que tots se preparen a la festa de la dita entrada. Per so ab tenor de la present publica crida notifiquen y fan a saber que en dit de Diumenge primer vinent per dita raho y causa se fara una molt devota y solemne procesó eixint de la dita seu començant entre dotze y una hores prop mig jorn y anant per la plaça de la herba per davant casa de micer Tarrega fins al canto de los pressons del sant offici de la Inquisicio girara per davant la casa de la dita Inquisicio dret al canto que gira deves lo bany de sant Lorens, fins a la plaça y portal de Serrans, ya quí rebut pres ab molta devocio lo cos sant del glorios Martir Sent Mauro. Cantant laois e hymnes de molta devocio y jubilacio en honor y gloria de nostre senyor Deu que es admirable en sos Sancts. Eynvocant lo divinal auxili per merits e yntercessio del dit glorios Sanct, yra per lo carrers de Serrans fins al canto de la esglesia del glorios Sant Bernabeu y girira per davant la porta de nostra Señoria per los carrers de la casa del señor de Antella y del portal de Valldigna dret a la casa del doctor Pellicer del Real Consell per la calderería y de la Sparteria girara al carrer de Cavallers y entrara en la dita seu. Perque preguen y exorten a tots y sengle habitadors de la present ciutat que en lo dit dia de Diumenge preimervinent a la dita hora entre dotze y una de mig jorn sien en la dita seu pera acompañar dita proceso ab lurs y quan mes devotament poran per honor e reverencia de nostre señor Deu y del glorios Martyr Sent Mauro y manen als officis y mestrers de dita ciutat que a pena de Deu lliures sien e vinguen a acompañar dita proceso ab lurs banderes y estandarts y que a les deu hores de mig jorn de dit Dia de Diumenge primer vinent estiguen en la plaça de la seu y als habitadors dels carrers per on dita processo ha de passar feren que los enfreonts de llur cases estiguen nets y agianats y empaliats y entalamen aquells com mes honradament poian y paren altars per honor y reverencia de dita processo y del dit glorios Sanct y en la nit del dit diumenge primer vinent que sera lo dia de dita entrada encarreguen y amonesten a tots los vehins y habitadors de la present ciutat posen y tinguen llums en les finestres de llurs cases. E no resmenys provehexen e manen que en lo dit Diumenge primer vinent de les dotze hores de mig jorn avant ningu sia gosat passasr o travesar ab coche o carroza o tenir coche o carroza en los carrers per hon dita processó ha de passar sots pena de Sexanta sous los quals penes ab la present crida ymposades serán yrremisiblement executades en los bens que contra faran y aplicades lo ters al acusador, lo ters al Senyor Rey y lo ters al comu de dita ciutat y lo ters al acusador. E perque les dites coses vinguen a noticia de tots e Per algu o alguns ygnorancia no puga eser peretessa ne allegada manen fer e publicar la present publica crida.

Dia Septima mensis decembris anno a nativitate Domini Milesimo Quingentesimo Nonagessimonono. Pere pi trompeta per lo trompeta publich de la ciudad de Valencia relacio feu ella tres del present mes e añy en semps ab los altres trompetes catabalers de la dita ciutats hores fet publicat y preconizat la preinserta publica crida en la dita ciutat de Valencia y per les locs acostumats de aquella y Volta de Dita processo.

”“Ara hojats que us fan a saber com desijant posar en execucio lo insigne collegi fundat y instituhit en esta present ciutat de Valencia sots la invocacio del Santissim cos precios de nostre senyor Deu Jesuchrist se ha determinat que aquell tinga principal posanti lo Santissim Sacrament portantlo ab solempne professo de la Seu de Valencia al dit collegi, Per ço Jaume Cristofol Ferrer notari scindich que es del dit collegi representant dites coses a tot hom en general y a cada hu en particular y perque la dita processo se fara segon la mente y deliberacio de la Magestad del Rey nostre señor lo segon dumenge de febrer que contarem a huyt del mes de febrer primer vinent, la qual exira de la Seu per la porta del Apostols y per davant de les cases de la ciutad y de la diputacio fins a la casa del duch de Villahermosa y girara ma esquerre a la plaça de Calatrava fins a la casa que solia eser de Christofol Perez de Almançan y abaixara per la freneria tot dret y a la corregeria fins a senta tecla y girara deves la plaça de senta catherina Martir dret a S. t Marti fins al canto del campanar de la dita sglesia y de allí anira a la plaça de Vilarrasa dret al dit collegi y es just y a raho conforme que a mes de la presencia de la Magestad del rey nostre señor (que tant se deu stimar y considerar) se solempnize la dita festa y processo ab demostracions humanes aquelles que considerada la ocurrencia y brevedat del temps se poran comodament fer. Per ço lo dit Jaume Christofol Ferrer en nom del dit collegi promet y senyala los premis y joyes seguents a les perçones que festejaran y solempnizaran la dita professo.

Primerament senyala y promet a la Parroquia o monestir que en dita professo portara ornato de creu,ço es, al primer y mes aventajat, deu lliures y alaltre inferior que sera segon en ordre huyt lliures y al tercer sis lliures y al quart quatre lliures.

No res menys promet y senyala a les Parroquies o monestir que en dita professo portaran tabernacle o custodia ornats, ço es, al primer y mes aventajat vint lliures y altre inferior que sera segon en ordre quinze lliures y al trecer deu lliures y al quart cinch lliures.

E aixi mateix a les persones que faran altars o altres qualsevol invencions ab altars en los carrers o plaçes per on anira aquella, ço es, al primer y mes aventajat trenta lliures y al altre inferior que sera segonen ordre vint y cinch lliures y al tercer vint lliures y al quart quinze lliures y al quint deu lliures.

E aixi mateix a la persona que millor empaliada o ornato posara en les parets per hon pasara la dita processo, ço es, a la primera y mes aventajada dotze lliures y al altra inferior que sera la segona en ordehuyt lliures y a la tercera sis lliures y a la quarta quatre lliures.

Tambe promet y senyala als officis que portaran millor[s] invencions o dançes en la dita processo, ço es, al primer y mes aventajat en invencio o dança quaranta lliures y al altre inferior que sera segon en orde trenta lliures y al tercer vint lliures y al quart deu lliures.

Advertint que los dits premis y joyes se donaran y pagaran per lo dit Jaume Christofol Ferrer de diners del dit collegi per lo modo y forma que sera declarat per les persones nomenadores per aquell per a que donen y graduen los dits premis y joyes los quals donaran y lliuraran en continent. Advertint que les dites invencions y coses tocans a la solempnitat de la dita processo no y ha de haver piules, coets, arcabuços, masclets ni altra invencio alguna de polvora ni foch. E perque a tots sien notories les dites coses se publica la present publica crida. Jaume Christofol Ferrer, notari Sindich del Collegi”.

 

Recorrido de la procesión

La solemne de la recepción de la reliquia tuvo lugar en el Portal de Serranos a la llegada del cuerpo de San Mauro, sobre andas que portaban llevan cuatro sacerdotes ataviados con dalmáticas recibido con entre himnos y música. Para esta ceremonia fue instalado un altar en el propio portal bajo la arcada de la puerta, sobre un entablado adornado con tapices y colgaduras. A continuación comenzó la procesión. Todos los oficiales dela Ciudad, acompañados por sesenta músicos, ocho gigantes, dos enanos, todas las comunidades de religiosos, la clerecía de las trece parroquias, el cabildo de la catedral metropolitana, dignidades y canónigos, con la capillade música de la Iglesia mayor, y los jurados y regidores, además de toda la nobleza de la ciudad, siendo los representante de los linajes más prestigiosos quienes llevaron las varas del palio bajo el cual se situó la reliquia con sus andas.

El cuerpo de san Mauro mártir permaneció en la Iglesia Metropolitana de Valencia hasta el ocho de febrero de 1604, cuando fue traslado con no menor solemnidad al Real Colegio y Seminario de Corpus Christi, con motivo de la apertura de su Capilla. Junto con el cofre de san Mauro fueron llevadas en esta ocasión otras reliquias reunidas por el Patriarca, entre ellas la de san Vicente Ferrer.

Las celebraciones litúrgicas culminaron con la gran procesión general, cuyo coste alcanzó la suma de “deu lliures, huit sous y deu diners” en su mayor parte sufragada por el arzobispo, y a la que asistieron: el rey, Felipe III, y sus sobrinos los Reales Príncipes de Saboya, hijos de Doña Catalina de Austria, su hermana y del duque Carlos Manuel de Saboya, con la Corte del monarca, Cabildo y Ciudad, Comunidades Eclesiásticas y todos los Gremios portando con cirios encendidos. La presidió el Arzobispo-Patriarca, revestido de pontifical, llevando en sus manos el SantísimoSacramento. Llegados a la Capilla del Real Colegio, su fundador instaló el ciborio eucarístico en el sagrario, y las reliquias fueron llevadas al relicario preparado en la capilla del Santo Ángel Custodio. El cuerpo de san Mauro fue depositado en el altar de la capilla propia, que se le había edificado al costado de la epístola de la capilla mayor, en perfecta simetría al paso a la sacristía principal edificada al otro lado, y lo colocó en la Iglesia del Colegio en dicho año mil seiscientos cuatro.

 

El culto a san Mauro Mártir Romano

Tan pronto llegó a su capilla san Mauro fue declarado patrón de los colegiales de beca, ofreciéndoseles como guía el ejemplo de la fe y entereza que había demostrado pesar de su tierna juventud. La Congregación de Ritos de la Santa Sede ordenó que la festividad de san Mauro, se celebrase el día tres de diciembre, se incluyese en el propio diocesano y en el Real Colegio tuviese el mayor rango, esto es, que se celebrase como Solemnidad, finalizando su octava el día once de dicho mes que, se respetaba incluso el día de la Inmaculada Concepción.

San Juan de Ribera dispuso que para esa ocasión se usasen los mejores ornamentos de color rojo, color litúrgico correspondiente a los mártires, y el ajuar de altar más rico. En ese día y durante su octava los seis Colegiales Perpetuos, y todo el clero del Colegio, debían llevar estolas rojas.

La celebración principal consistía en una misa cantada de terno, oficiada por el rector y dos perpetuos, con un sermón especial a cargo del decano de los colegiales, y primeras y segundas vísperas a canto de órgano, con dos o más coros para la polifonía que ocupaban tablados erigidos en el crucero del templo. Antiguamente en ese día uno de los colegiales de beca más jóvenes, disfrazaba con atuendo militar romano para representar a lo vivo a san Mauro en el periodo festivo de esparcimiento entre la Misa solemne y la comida del mediodía.

En la época de Juan de Ribera las vísperas culminaban con una procesión con la efigie que guarda la cabeza de san Mauro, que era llevada en unas andas de plata a través de la iglesia y saliendo por los atrios circundaba elclaustro para volver después hasta la capilla del santo. Más tarde, laprocesión se realizaba el domingo siguiente de infraoctava a causa del gentío que cada año se agolpaba para verla.

Al acabar la procesión se interpretaban los bellísimos Gozos de san Mauro,compuestos por el maestro Juan Bautista Comes (1582-1643) con letra del propio Patriarca. Actualmente la festividad de San Mauro se ha reducido considerablemente, aunque se conserva lo esencial, excepto la procesión.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Capilla de san Mauro Mártir

Las reliquias de san Mauro se encuentran en una capilla propia, ubicada en el lado de la epístola del crucero, junto a la capilla mayor. Ésta es diferente en todo a las demás de la iglesia no solo por su ubicación sino por su disposición y ornamentos.

Se construyó muy esbelta, y de planta muy alargada, recubriendo sus muros de un despiece que simula un aparejo de sillería almohadillada rectangular.El propósito era evocar los altos y estrechos corredores de la catacumba donde el santo había permanecido sepultado durante un milenio. La bóvedaes de medio cañón, y está decorada con motivos de grutesco dorado, similares a los que caracterizan las iglesias romanas del periodo renacentista y del manierismo.

También aquí la intención es referirse a la romanidad del mártir que aquí sevenera, lo que tras la celebración del Concilio de Trento constituía una clara afirmación de vinculación a la sede petrina.

En el fondo de la capilla se alzó un retablo de corte renacentista pleno,como la mayor parte de la arquitectura del Real Colegio, provisto de dos columnas de mármol de primera calidad que enmarcaban el nicho dispuesto para albergar sobre una consola dorada el busto-relicario de plata policromada de san Mauro, que contiene su cabeza visible a través de un hueco acristalado a la altura del pecho.

Debajo, otro nicho, apaisado, cerrado por un bocaporte y decorado internamente con coloridos motivos de grutesco alberga el cofre tachonado de estrellas de plata labrada donde se guarda los demás restos óseos.

 

Efigies de san Mauro Mártir en el Real Colegiode Corpus Christi

La representación más antigua es la escena del Martirio del niño Mauro delpintor y erudito Giovanni Baglione, realizada en Roma en 1599 porencargo del Patriarca, y que ya se hallaba en el Real Colegio en 1602.

Se trata de un cuadro importante, de formato alargado porque constituyó originalmente el bocaporte que cerraba el nicho del cofre con los despojos del santo, y hoy se exhibe en el Museo del Patriarca. El cuadro de tratamiento clasicista y evidente calidad artística, presenta el momento en que el niño, en actitud entre suplicante y de entrega, va a ser decapitado enpresencia del emperador; a su espalda el verdugo se apresta a desenvainarla espada para atestarle el golpe fatal.

Por la misma época, a finales de 1601, el genovés Bartolomé Matarana (1573-1605) pintó al fresco, en el muro del evangelio de la capilla mayor, el cruel martirio de san Mauro y de su hermano san Jasón.

El escenario es grandioso y está poblado por un sin número de figuras. Sobre un potente fondo arquitectónico rico en poderosos edificios de piedra, arcos, columnas, que representa la grandeza de Roma, se distribuye una multitud de militares de legionarios, a pie y a caballo, la mayor parte con sus armas y corazas, que asisten mostrando diversas actitudes al desencadenamiento de los terribles sucesos. Atado al fuste de una delgada columna, desnudo y torturado, desfallece el padre, el tribuno Claudio, que mira con ansia a su hijo Jasón. El joven, en pie, sobre un entablado situado en el centro de la composición arenga a los soldados; detrás el verdugo ha desenvainado la larga espada con la que consumará el sacrificio cuando aquél termine de decir sus últimas palabras. Al fondo, detrás de su padre,traen maniatado al niño Mauro, que aguarda mansamente su turno. Ambos muchachos llevan con nobleza ropas militares para significar su condición de Miles Christi.

La tercera representación del Martirio de san Mauro se debe al pincel de Vicente López Portaña (1772-1850). Es una tabla pequeña y una de susprimeras obra como aprendiz de pintor. Una movida composición rica en desarrollos oblicuos, donde funde la tradición barroca valenciana de su formación académica vergaresca, conlos primeros atisbos de su manera personal. El niño aparece genuflexo al modo militar en primer plano, y viste coraza y el paludamento purpúreo de los generales; el casco empenachado yace delante en el suelo. Mauro ha orante ha entrelazado sus dedos e intenta mirar al cielo, pero el verdugo le abaja la cabeza con violencia aprestándose a degollarle. Un ángel desciende para honrarle con la palma y la corona prometidas. Detrás se yergue la estatua marmórea del emperador adornada con una guirnalda de flores, en la esquina inferior derecha sobre un altar de piedra humea el brasero de bronce sobre el cual el niño se ha negado a ofrecerle incienso.

Las otras dos pinturas que lo representan consisten solamente en retratos del santo con sus atributos. Ambas lo efigian de medio cuerpo, con hábito militar, el cuello herido por el filo de la espada y portando la espada del martirio. La que hoy se muestra en el museo es una radiante tabla atribuida a Francisco Ribalta (1565-1628), que forma pareja con otra similar de su hermano Jasón. Mauro, con expresión extática y representado como un joven caballero de la época, lleva un suntuoso uniforme de sedas y coraza,completado por una lujosa cadena de oro cruzada sobre el pecho y prendida en broches enjoyados. El rico tocado está adornado por una vistosa plumadorada y una concha de vieira.

La otra es un lienzo anónimo del siglo XVII, pendiente de restauración, donde aparece imbuido en un rapto más impostado, levantado los ojos arrobados al cielo, de donde desciende un rayo de luz. También aquí parece como un joven aristócrata contemporáneo; deja entrever en su diestra la empuñadura de la espada, mientras sostiene en la otra en alto con delicadeza la palma.

 

Patrón de la ciudad de Valencia

El culto solemne y la creciente devoción el por parte de los valencianos, del Cabildo catedral y del Consell Municipal, que se encomendaban con frecuencia a la intercesión del glorioso san Mauro, llevaron a la declaración oficial como tercer Patrón de la Ciudad y Reino, en unión a los santos Vicentes.

En Valencia se le tuvo como intercesor específico en lo relativo al agua, a causa de su intervención milagrosa para salvar al cardenal Niño de Guevarade las furiosas tempestades que encontró en el golfo de León y además porque el día que entró su cuerpo en la ciudad, que padecía sequía, llovió copiosamente y un siervo de Dios dijo que sería en adelante el santo abogado del agua. De este modo siempre que había seca (sequía) se pedía a san Mauro que lloviese. La rogativa, realizada siempre a instancias de los jurados, consistía en una misa votiva solemne y procesión por el claustro del Real Colegio. Al parecer a las frecuentes peticiones siempre les fue concedida la lluvia.

Así que en razón de que cuantas veces se le ha pedido se ha encontrado la ayuda solicitada, el 7 de junio de 1631, Consell municipal reclama a San Mauro Mártir como patrón de la Ciudad de Valencia, de la misma manera e importancia que San Vicente Ferrer y a San Vicente Mártir.

Desde entonces los jurados asistirán oficialmente a las solemnidades celebradas en el Colegio contribuyendo a los gastos y presidirán las rogativas durante dos siglos. La última ocasión en que Ayuntamiento de Valencia pidió la intercesión de san Mauro ocurrió en 1809.

El día 21 de abril el Ayuntamiento envía a una carta al Real Colegio y Seminario de Corpus Christi encargando una rogativa. Sorprendentemente el motivo que se aduce no es la habitual petición de lluvias, sino que mediante la intercesión de San Mauro, como en las muchas veces ha ayudado a la ciudad en tiempo de sequía, logre ahora que con: “la protección del Todo Poderoso proteja en las Victorias de Nuestras Armas a los Valencianos Españoles que defienden tan noble causa como es la de Nuestro Señor Augusto Soberano Fernando Septimo”.

El Ayuntamiento pide una Misa Solemne de rogativa y por la tarde una solemne procesión llevando dicho santo, pero en esta ocasión saliendo de el Real Colegio, para visitar estacionalmente las iglesias que se considerase conveniente.

A estos actos acudiría, dada la importancia de su intercesión, otorgándole así memoria del logro realizado al “exterminar de España a los pérfidos Exercitos Franceses Enemigos del Genero humano”.

El Rector del Real Colegio y Seminario de Corpus Christi contestó permitiendo todos los ofrecimientos, pero siempre dentro de la Capilla; “así como se ha hecho todas las anteriores ocasiones en las que se hizo rogativa a san Mauro”, alegando que según las Constituciones de la institución, escritas de mano del propio fundador ninguna reliquia puede salir de los muros del Colegio: “Y así por ser las Reliquias que dexamos en esta Casa preciossisima, y de incomparable estima, y valor, mandamos que por ningún caso, fuera de los expresados en el capítulo pasado, se puedan sacar del Relicario donde están, ni llevarse a parte alguna pues para ser adoradas bastará que se pongan los días de sus festividades”.

Disgustado el Ayuntamiento por la respuesta decidió retirar en adelante la aportación económica a las celebraciones del santo, al tiempo que con los trastornos subsiguientes fue olvidándose su patronazgo, hoy día ignorado por la mayoría de los valencianos.

 

 

Dr. Daniel Benito Goerlich

Director del Museo del Patriarca Real Colegio y Seminario de Corpus Christi

 

Solemnes vísperas y gozos a San Mauro 2018

Coro
Coral Joaquín Piedra
Capilla de San Mauro
Cardenal Cañizares
Monseñores Ureña y G. Aracil
Gozos. Cañizares
Gozos San Mauro
Gozos. Coro

© 2020 por Real Colegio Seminario de Corpus Christi. Todos los derechos reservados.

  • facebook-square
  • YouTube - Círculo Negro
  • ivoox-logo-png-2.png
  • Twitter Square